jueves, 7 de abril de 2011

La relajación, un camino alternativo hacia la felicidad

Definitivamente todos queremos ser felices. La máxima sensación que puede experimentar el ser humano es la felicidad. Cómo alcanzarla ha sido objeto de numerosos estudios, grandes grupos de estudio, congregaciones dedicadas a buscarla, gobiernos enfrascados a veces en utopías, y muchas más aproximaciones e intentos para encontrar la receta ideal o por lo menos aproximada para encontrar, y vivir la felicidad.

Primero definamos, aunque parezca ocioso, que es la felicidad y que es ser o estar feliz.  Tanto la Real Academia de la Lengua Española como la más profana Wikipedia, han definido la felicidad como un “estado de ánimo que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada y buena. Tal estado propicia paz interior, un enfoque del medio positivo, al mismo tiempo que estimula a conquistar nuevas metas. Es definida como una condición interna de satisfacción y alegría.”

Feliz será aquella persona que ha logrado sentir ese estado de ánimo una vez conseguida su meta, o ha sido alcanzado por aquello que considera bueno y deseado. Las repercusiones en su psiquis y en su organismo se harán palpables para sí y para quienes lo rodean.

Más allá de todas las consideraciones que puede traer la felicidad obtenida por algún acontecimiento no planificado, o por lo menos, no esperado, como puede darse por una noticia que represente el logro de una aspiración, o la satisfacción plena de una necesidad. Nosotros podemos preparar nuestra mente y también nuestro cuerpo mediante diferentes técnicas para disponerlo hacia la felicidad. Algunas de estas incluyen la relajación y la meditación..

Todos estamos conscientes de que uno de los males modernos que más nos agobian y nos impiden tener una vida feliz, es el estrés. Éste carcome lenta pero inexorablemente nuestras mentes y nuestros cuerpos, hasta destruirnos. Una forma de combatirlo es mediante la relajación.


Relajándonos estaremos un poco más lejos de la tensión, y un poco más cerca de la paz, la tranquilidad, un peldaño más cerca de la felicidad.


Copyright (c) 123RF Stock Photos 

Caminos para relajarse

1.- Con técnicas de respiración
2.- Mediante la meditación.
3.- Prácticas de Yoga
4.- Acupuntura
5.- Practicando un hobby
6.- Leer algo de nuestra preferencia
7.- Oir música
8.- Realizar una actividad no rutinaria
9.- Practicar algún deporte
10.- Una sesión de masajes
11.- Hipnosis

De hecho, éstas y muchas otras técnicas de relajación buscan que disminuya la tensión tanto emocional como física del individuo. El que una o varias de ellas funcionen para cada quién es cuestión personal. Uno debe intentar aquellas que considere apropiadas, y en lo posible repetir con frecuencia las que más lo relajen. A mayores periodos de relajación, la paz interna y la sensación de bienestar, siempre apostarán hacia un individuo con mayores niveles de felicidad.


Una técnica de meditación

De las formas que se han citado y mediante las cuales podemos alcanzar la relajación, una de ellas quizás merezca una atención especial: la meditación.

La meditación se refiere a un estado del individuo en el que su mente y su cuerpo se relajan y enfocan de una manera consciente. El enfoque se hace sobre algún objeto externo o interno, algún pensamiento, alguna idea, el propio ser, o incluso el mismo estado de concentración.

Existan diversas formas de meditar pero todas ellas se basan en ciertos principios básicos de los cuales el más importante es remover de nuestra mente todo pensamiento negativo, fantasias, divagaciones, y concentrándonos serenamente en un objeto.

La meditación comienza por encontrar un lugar sereno y apacible, donde las distracciones y los ruidos mundanos no puedan alcanzarnos, o por lo menos se encuentren lo suficientemente atenuados para no alterarnos.

Adoptar una posición cómoda es vital. No es necesario que sean los “cliches” del cine o la televisión, con que sea confortable para nosotros bastará. Aunque suene raro, la posición cómoda que adoptemos, puede incluso en un extremo referirse a aquella que se conserva mientras realizamos una caminata, es decir, meditar aún cuando estemos en movimiento. Lo importante de la posición es que nos permita relajarnos y concentrarnos.

Independientemente de la posición que adoptemos, ésta debe permitirnos relajación y concentración.

Estando de pie o sentados, la espalda debe estar recta sin estar tensa o tirante. Vestir ropas confortables ayudará a despejar la tensión del cuerpo.

El lugar sereno y apacible que hayamos escogido para nuestra meditación debe ser para nosotros reconfortante y hacernos sentir cómodos. Colocar algunas esencias agradables si es posible nos ayudará bastante.

No es imprescindible que emitamos ningún tipo de sonido rítmico, pero sí que mantengamos controlada nuestra respiración, haciéndola pausada y profunda pero sin forzarla demasiada.


Inicia tu meditación ahora, cerrando los ojos, enfócate en cada una de las partes de tu cuerpo, comenzando desde las extremidades hacia tu centro. Imagínate cada una de ellas de manera individual, visualiza cada músculo, cada tendón, cada articulación y concéntrate en liberar de ellas toda tensión que pueda estar presente. Relaja esa parte y sigue con otra.

Cuando hayas completado lo anterior, con los ojos cerrados de preferencia, comienza a concentrarte en algún pensamiento o en algún tipo de objeto. Mantén esta concentración hasta el punto en que sientas que todo tu cuerpo y mente se encuentran absolutamente relajados y libres de opresión, física o mental.

Todo proceso como la relajación y la meditación que nos permita alejarnos de los problemas mundanos y del estrés de la vida, siempre será un camino alternativo hacia la felicidad, o por lo menos un elemento invalorable que coadyuva a alcanzarla. Pues bien dicen, que la verdadera felicidad es la que viene de adentro de uno mismo.

4 comentarios:

  1. Siempre das buenas reflexiones en tus blogs, genial lo que haces, te invito a ver en mi blog un texto que escribi titulado "The sweet poem", es un texto en el que combine letras pegadizas con ternura, espero que pases por ahi :)

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas las técnicas de relajación que explicas :)!
    La verdad es que estar relajado es fundamental para conseguir que las cosas funcionen, el problema es que es muy dificil conseguirlo.

    Gracias por tus consejos,

    Gemma.

    ResponderEliminar
  3. Hola
    Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes y variados sobre el desarrollo personal, combatir enfermedades o pensamientos negativos especialmente el tema de ansiedad o combatir estrés. Haces una labor extraordinaria con tu blog. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: montessandra37@gmail.com
    Sandra.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, sin duda son sabios consejos que intentaré poner en práctica,
    saludos cordiales y feliz día

    ResponderEliminar

También te puede interesar